Compliance

El compliance o cumplimiento normativo consiste en establecer las políticas y procedimientos adecuados y suficientes para garantizar que una empresa, incluidos sus directivos, empleados y agentes vinculados, cumplen con el marco normativo aplicable. Dentro del marco normativo no han de considerarse únicamente las normas legales, como leyes y reglamentos, sino que también deberían incluirse en el mismo las políticas internas, los compromisos con clientes, proveedores o terceros, y especialmente los códigos éticos que la empresa se haya comprometido a respetar, pues existen multitud de casos en los que una actuación puede ser legal pero no ética. Este departamento podría ser de gran utilidad especialmente en referencia a los delitos del art. 31 bis del CP que introduce la responsabilidad penal de las personas jurídicas para algunos delitos. La adopción, por parte de cualquier empresa, de un programa de compliance aplicado al ámbito penal podría significar la adopción de sistemas o planes que evitasen la comisión de delitos en el seno de la empresa.